El oleato de Caléndula: la flor de las pieles sensibles…

Esta bonita y deslumbrante flor anaranjada es uno de los remedios más eficaces para las pieles sensibles, y en especial la de los bebés. Es por eso, que se incluye en muchas formulaciones específicas para los más pequeños.

Por lo general el oleato de caléndula es un macerado de la flor en un aceite base (puede ser de girasol, oliva, soja…).

Forma parte de la familia Asteraceas al igual que la milenrama, la manzanilla o las margaritas. Es originaria de Asia y de parte de Europa. Se recolecta entre principios de verano y principio de otoño y se deben dejar secar cuidadosamente. Se suele usar sus pétalos.

Los principios activos de la Caléndula son saponinas, carotenoides, principio amargo, aceite esencial, esteroles, flavonoides y mucilagos. Estos principios aportan una acción antiinflamatoria, fungicida astrigente, vulneraria, antimicrobiana, colagoga, emenagoga y tónica.

Se ha utilizado durante mucho tiempo como planta culinaria, medicinal y mágica (se creía que podía proteger contra influencias negativas). Antiguamente sus flores se utilizaban para hacer un colorante y dar color al queso y a la mantequilla. Sus pétalos se añadían a sopas o potajes para dar color pero también por sus virtudes medicinales.

En las guerras se utilizaba para detener la hemorragia de las heridas y actualmente las preparaciones con Caléndula siguen utilizándose como antiséptico externo para quemaduras, cortes o heridas.

Los romanos la utilizaban para controlar la fiebre y durante la Edad Media se utilizaba para protegerse de la peste.

Además de estos usos, la caléndula actúa como un remedio digestivo. Se utiliza para el tratamiento de úlceras, espasmos de estómago, colitis, herpes o diarrea.

Externamente se puede realizar una infusión y tratar las picaduras de abejas, las inflamaciones oculares, los forúnculos, las venas varicosas, el acné o para realizar gárgaras cuando hay dolor de muelas.

Puede usarse sin ningún riesgo en caso de inflamación en la piel, consecuencia por algún daño externo o infección. Su uso está indicado en forma de lociones, emplastos o compresas cuando hay hemorragias externas, hematomas, heridas o esguinces leves.

El oleado de Caléndula usado externamente se utiliza en los casos descritos pero también es útil en la dermatitis del pañal en los bebés.

Las pieles inflamadas, irritadas, con dermatitis, eczemas o incluso psoriásicas tienen con este oleato un excelente aliado. También se utiliza en quemaduras.

Desde Dazanatura siempre insistimos en la calidad de los aceites vegetales, como cualquier otro ingrediente…

Los aceites han de ser de presión en frío, puros, preferiblemente vírgenes y de origen ecológico.

Si quieres saber más sobre los aceites vegetales puedes leer nuestro post “Materias primas naturales empleadas en cosmética natural“.

¿Qué marcas comercializan oleato de Caléndula?

 

1 Comment

  • Esther RG

    Gracias x la info, un post muy interesante

Post a Reply to Esther RG cancel reply

#Síguenos en Instagram