NUTRIENTES: ¿QUE SON?

Vamos a describir un resumen breve y práctico para tenerlo más claro.

– Nutrientes: sustancias integrantes de los diferentes alimentos, útiles para el metabolismo orgánico. Se dividen en:

– Macronutrientes: que deben ingerirse en cantidades importantes y son hidratos de carbono (glúcidos), proteínas y grasas (lípidos).

– Micronutrientes: que se toman en cantidades muy pequeñas (mg o µg) y son las vitaminas y los minerales.

Particularidades:

– Los hidratos de carbono, grasas y proteínas nos suministran energia.

– El alcohol también es capaz de generar energía en el organismo pero no se considera un nutriente.

– Las proteínas, grasas y algunos minerales como el calcio, fósforo y flúor tienen la capacidad de formar los huesos, músculos, piel, membranas celulares…

– Algunas proteínas, minerales y vitaminas tienen la función de regulación metabólica.

Pero y ¿Qué son los nutrientes esenciales y no esenciales? El organismo humano necesita y utiliza unos 50 nutrientes pero no todos tienen la misma importancia:

– No esenciales: no se aportan a través de los alimentos y pueden ser sintetizados por el organismo.

– Esenciales: necesitan ser aportados por la alimentación ya que el organismo no los puede sintetizar.

Veamos ejemplos:

– La glucosa (hidrato de carbono), que es un nutriente clave para el funcionamiento celular, si no se recibe a través de la dieta, el hígado es capaz de formarla. (No esencial).

– La fibra (hidratos de carbono) es esencial.

– Todos los minerales son esenciales.

– Las vitaminas (excepto la D, K y B3) son esenciales.

– Los ácidos grasos esenciales son el linoleico y el linolénico, como los más importantes.

– En las proteínas, son esenciales casi la mitad de los aminoácidos que las forman.

– La recomiendación de la ingesta de los macronutrientes son (persona y día):

– Hidratos de carbono: 80-100 gramos lo que supone el 55-60 % de la energía total consumida.

– Proteínas: los requerimientos en el adulto son de 0.75 gramos por kilo de peso, pero en embarazadas y lactantes el requerimiento es mayor. El aporte debe suponer entre el 12-15 % de la energía total de la dieta.

– Lípidos o grasas: deben suponer el 30-35 % de la energía total aportada, pero dando prioridad a los ácidos grasos monoinsaturados.

Fuentes consultadas:
– Basset, R. et al. (2005). Enciclopedia de las medicinas alternativas. Barcelona: Editorial Oceano.
– Mataix, J; Martinez de Vitoria, E; Rodriguez, G. Nutrición y dietética aplicada. Fundación Universitaria Iberoamericana.

Post a Comment

#Síguenos en Instagram