Conociendo a... Terrafeet, un exfoliante para pies y cuerpo natural, higiénico, eficaz y duradero.


Por Marian Sancho

Conocí a Marta de Terrafeet en la Feria de Artesanía 2018 que se celebró en El Paseo de Recoletos de Madrid este mes de Junio. Ella compartía stand con Mónica de Palearis, una marca que nos encanta y de la que ya os hablamos en su día y de cuyos productos ya os hablaremos más adelante. 



Por más que pasa el tiempo, no deja de asombrarme la cantidad de gente interesante que este mundo (el de lo econatural) pone en mi camino. Ambas me parecieron estupendas, cercanas, ese tipo de personas con las que solo necesitas charlar un ratito para saber que están en tu onda, que conectas con ellas. 

Allí conocí también de forma presencial el producto de Marta y además de pasar un rato de lo más agradable con ambas, me fui a casa toda contenta con mi Terrafeet (morado, mi color preferido) en la mochila y lo estoy usando desde entonces. 


Y os preguntareis ¿qué es eso de Terrafeet? ¿Será algo que, como el nombre de su marca indica, me ayude a mantener mis “pies en la tierra”? Pues un poco sí, os cuento… 

Todos conocemos y hemos oído hablar de LA TERRACOTA: una arcilla modelada y endurecida al horno (fundamento de la cerámica) que ya desde tiempos remotos se utilizaba para elaborar objetos de todos los tipos, formas, y utilidades, generalmente más para adorno, realización de esculturas y decoración arquitectónica, pero también para hacer recipientes y utensilios diversos. 

En este caso, Terrafeet nos ofrece un producto artesanal fabricado íntegramente en terracota, para exfoliar la piel, aprovechando y sacándole partido a esas propiedades porosas de la arcilla cocida al horno para que, con la ayuda de un simple masaje y agua, se puedan eliminar y evitar que vuelvan a aparecer las durezas de los pies o la piel áspera de brazos y piernas, manteniéndola suave y cuidada. Además, esa misma composición porosa, nos permite impregnarlo de aceites y esencias aromatizantes, para aportar una hidratación extra al proceso de exfoliación. 


Independientemente de su eficacia como exfoliante (que lo es sin duda, luego os cuento un poco mi experiencia con él), es un objeto muy sencillo (que no simple), pero que al mismo tiempo me parece muy curioso por varios motivos: es bonito, personalizable (se puede elegir con iniciales y logos que se pueden usar tanto de forma personal como en un negocio), decorativo (queda chulo colgado en el cuarto de baño, o en cualquier sitio) y se puede elegir en varios colores y con distintos dibujos. Es imperecedero, higiénico (se lava muy fácilmente), relajante, te lo puedes llevar a cualquier parte, a la playa, en la maleta porque es pequeño y no pesa.

  
Ahora vamos a hablar con Marta para que nos cuente cositas sobre Terrafeet, su empresa y su maravilloso producto.

¡Hola Marta! Lo primero que me gustaría saber es si fue tuya la idea del proyecto Terrafeet (o de quién) el porqué, o con qué propósito inicial fue creado. 

La idea de Terrafeet fue totalmente mía a partir de un objeto que conocí años atrás. Te explico: después de un viaje a Marruecos hace más de 20 años, conocí una piedra muy tosca que utilizaban en el hamman para suavizar los pies. Compré una porque me pareció muy útil comparándola con las lijas, piedras pómez y exfoliantes que por entonces existían en España. Fue por aquella época que iba a hoteles buenos y por propia experiencia, al estar en una habitación con jacuzzi, estando relajada en el baño pensé que sería una buena idea ofrecer a los clientes la piedra exfoliante con el nombre del hotel. Sería una nueva amenity, novedosa, útil, hecha en España artesanalmente y duradera, pero sobre todo la mejor propaganda para su marca. Esa es la gran diferencia frente a las otras amenities como los jabones, cremas, y demás…cuyo logo desaparece. Al no existir nada igual en España, me recomendaron que lo patentase pues era una buena idea. Yo misma realicé y presenté el modelo de utilidad en la oficina de patentes y marcas de Madrid. 

Tras este paso, fui buscando y probando con distintos alfareros para conseguir el producto con la finura, la forma, el raspado y el estilo que tienen en la actualidad. Le quise dar un nuevo aire a la piedra tosca, poco pulida y de raspado mucho más suave de Marruecos, y conseguir así un nuevo exfoliador natural y una amenity para hoteles de lujo como es Terrafeet. Algo que sorprendería a los clientes por ser novedoso, útil, bonito y por otro lado, el mejor soporte publicitario para el establecimiento. 

¿Cuánto tiempo pasó desde que se ideó y empezó a planificar, hasta que pudo verse materializado y finalizado? ¿Cuáles fueron los impedimentos u obstáculos más importantes que os encontrasteis en el camino? 

En cuanto al tiempo desde que se me ocurrió hasta encontrar alfareros y empezar a conseguir resultados ya con un nivel bueno para ser presentado en hoteles, fue de aproximadamente de tres años. El obstáculo principal que me encontré fue el momento económico de crisis, que coincidió con el lanzamiento del producto. Los primeros hoteles y en particular los Paradores donde lo presenté, no se animaron a introducirlo debido al coste más elevado con respecto a las habituales amenities y por ser algo totalmente desconocido. Además, no fue sencillo buscar y probar con distintos alfareros para conseguir la forma, el acabado y el raspado deseado. 

¿Quién o quienes formáis parte de Terrafeet? Cuéntanos donde tenéis los hornos y las instalaciones de fabricación y producción 

Terrafeet es una pequeña empresa familiar que dirijo yo con la ayuda técnica y administrativa de mi familia. Trabajo con dos alfareros de unos pueblos de la provincia de Toledo. Utilizamos distintos hornos tanto en Toledo como en Madrid dependiendo del trabajo a realizar, bien si es el esmaltado o la personalización del producto. También tenemos un centro de almacenaje y distribución en la sierra Norte de Madrid en colaboración con Palearis, una empresa de cremas orgánicas. Es decir, estamos entre Toledo y Madrid. 

¿Nos podrías explicar con un poco de detalle cual es el proceso de creación del producto y los pasos que se siguen a partir de la obtención de la arcilla? 

El proceso de creación de Terrafeet a partir de la arcilla, es un proceso totalmente artesanal, por eso cada pieza es única y diferente. No se utiliza ningún molde. Se realiza en un torno, de ahí su forma redonda. Se le da forma y se deja secar hasta el punto de “cuero” para poder realizar el raspado perfecto en su base. Puede ser fuerte para los pies y también tenemos un raspado muy suave especial para el cuerpo y el rostro. Después se deja secar y se cuece en el horno a 1150 grados aproximadamente. Para el modelo esmaltado en blanco u otros colores, se debe esmaltar (por lo menos tres capas de pintura) con mucho cuidado para que no se manche la base y se vuelve a cocer entre 800 y 900 grados. Para los modelos personalizados, se necesita poner la imagen a mano, centrarla, secarla y volver a hacer una tercera cocción a 850 grados. 

Una vez listas las piezas y seleccionadas aquellas que no tienen defectos (ten en cuenta que al ser artesanal, a veces quedan picos, o imperfecciones que hay que arreglar o descartar) se pasa al proceso de presentación y acabado que consiste en poner el cordón de algodón e introducirlo en su caja. El modelo que lleva el plato-base, se presenta en la bolsa de papel junto con los complementos como el jabón, las sales o esencias naturales. 

El exfoliante resultante podría ser rectangular o cuadrado y sin embargo tiene forma redondeada, ¿por algo en especial? 

Si, la forma del exfoliante es redonda debido a su fabricación en el torno. Si fueran cuadradas serían hechas en moldes y perderíamos la ventaja de adaptarse a la palma de la mano y de no tener aristas que puedan dañar la piel. 

¿Cuál es la mejor manera de usarlo en los pies? ¿Y para brazos y piernas? Explícanos… 

Para usarlo para los pies, yo recomiendo reblandecer mucho la piel con agua caliente y después de mojar el Terrafeet, frotar las zonas afectadas. Si se quiere, se puede utilizar también con jabón, pero no es necesario. Yo lo realizo dentro de la misma ducha. También me lo paso por toda la planta del pie, incluso en zonas donde no tengo durezas, pero sí piel muerta. Para agarrarlo más firmemente, se puede hacer poniendo el mango entre los dedos índice y corazón. Para los brazos y piernas, recomiendo no presionar y hacerlo con jabón para no irritar la piel, pero siempre el de raspado suave. Aunque también hay personas que excepcionalmente quieren el fuerte porque tienen granitos y les gusta porque ven los buenos resultados. 


Por desgracia soy bastante propensa a tener durezas en los pies, que debo eliminar cada cierto tiempo y en verano no me suelo librar de las antiestéticas y dolorosas grietas en los talones ¿Cada cuánto tiempo lo recomiendas para evitar que vuelvan a salir las durezas de los pies? ¿Crees que el uso continuado de terrafeet desde el comienzo de la época calurosa podría evitar la aparición de talones agrietados? Te agradecería si me pudieras dar algunas recomendaciones al respecto. 

Su uso varía mucho en función de la piel y de cómo tengas tus talones. Yo te diría que por la experiencia de otros clientes, lo puedes utilizar todos los días si tienes tendencia a tener durezas y no te va a dañar la piel sana. En los pies, una pasada al final de la ducha diaria los mantiene perfectos. Pero es algo muy personal y varía según la piel de cada persona. Lo mejor es hacer pruebas y desde luego lo utilizo tanto en verano como en invierno y los mantengo suaves con facilidad simplemente usándolo dos veces por semana. 

¿Es un producto imperecedero? ¿Cuánto tiempo calculas que puede desempeñar de forma óptima su papel sin sufrir deterioro? 

Sí, es un producto imperecedero. Yo te puedo asegurar que por lo menos seis años, ya que es el tiempo que llevo utilizándolo yo el mío. Antes de que se te desgaste por el uso, que no ocurre, se te puede dañar por alguna caída o golpe. 

Además de los exfoliantes, vendéis o tenéis pensado vender más adelante otros productos relacionados con la terracota, con otros usos, otro tipo de raspado, etc…? ¿Cuáles son los planes a largo plazo para la empresa? 

Con respecto a la oferta de otros productos hechos en barro, además de los Terrafeet con raspado muy muy suave para la cara, también tenemos pensado introducir un modelo pequeño para llevar de viaje o bajo pedido, un tamaño más grande para diferentes usos. También queremos introducir complementos como vasos, bandejas o platos para los productos del baño todo hecho en cerámica esmaltada (todas estas novedades estarán a la venta en la tienda online probablemente a mediados de septiembre). 

¿Es posible adquirirlo en alguna tienda física además de la tienda online? 
Si es así, ¿dónde? ¿En Madrid? 

El modelo básico es posible adquirirlo en algunas tiendas Natura de Madrid y Barcelona. También en distintos herbolarios de Madrid, Galicia y Barcelona. 

He visto que participáis en algunos mercadillos y rastrillos benéficos, y que también colaboráis con algunas fundaciones benéficas como la fundación Aladina (en el Hospital Niño Jesús de Madrid). Cuéntanos un poco en qué consiste la colaboración y cuál es el objetivo.

Durante las Navidades y en la primavera, participamos en muchos mercadillos solidarios como la Fundación Esperanza y Alegría, proyectos en Filipinas con la Asociación de alumnas de la Asunción y otros como la Fundación Aladina. Colaboramos siendo socios y dando una parte de los beneficios recaudados. Una de las prioridades de Terrafeet es ayudar en lo que se pueda a los que más lo necesitan y colaborar para que se cumplan los proyectos. 

He leído que algunos centros de belleza ya están usando Terrafeet, ¿os está costando introducirlo? ¿Qué grado de aceptación está teniendo entre los distintos profesionales del mundo de la belleza? 

Si, algunos centros de belleza están muy interesados en Terrafeet y el feedback de los usuarios es muy positivo, pero nos encontramos con dificultad para que lo acojan generalmente por ser un producto desconocido y muy novedoso. 

¿Quienes pueden usar terrafeet? 
¿Qué tipo de pieles se pueden beneficiar más con su uso habitual? 

Terrafeet puede ser utilizado para todo tipo de pieles. Las pieles secas con problemas de agrietamiento en los pies, diría yo que son las que más se pueden beneficiar de su uso habitual. 

Según tu opinión, ¿en qué se diferencia tu producto de otros exfoliantes para pies? 

La ventaja principal de Terrafeet frente a otros exfoliantes es su eficacia y sensación de relax que sientes desde la primera utilización debido al material natural como el barro. Además es más fácil de limpiar y de larga duración bajo el agua respecto a los otros exfoliadores. 

MI EXPERIENCIA CON EL PRODUCTO 

Como os decía antes, estoy usando Terrafeet desde hace un tiempo. Lo tengo colgado en la bañera (lleva un cordón a modo de mango, que facilita la sujeción mientras se utiliza y te permite colgarlo de adorno en cualquier sitio), ya que además de práctico, es un objeto muy original y decorativo. 

De esta forma, lo utilizo varias veces a la semana, sobre todo en los pies. Ya os he contado en una de las preguntas de la entrevista, que todos los veranos cuando ya lleva un tiempo instaurado el calor, se me forman las típicas grietas en los talones. Por más que intento acordarme de ponerme crema hidratante en los pies (no sé porque razón el ritual de cara, cuello y escote lo llevo bastante a rajatabla, pero el tema de los pies es otra historia, me cuesta recordar que debería hidratarlos cada día) las grietas siempre acababan por salir. Y este año he empezado a usar Terrafeet desde el comienzo del calor, del uso de las chanclas y el calzado veraniego, y lo he notado mucho, ni rastro de ellas, al menos de momento y eso que ya estamos en Septiembre. 

También me está siendo muy útil para las durezas plantares. Generalmente cada cierto tiempo, debo quitarlas con cuidado, pero desde que uso Terrafeet de forma habitual, he notado que no vuelven a salir, que las mantengo a raya. La marca también nos recomienda utilizarlo para las durezas de los codos (yo ahí no tengo durezas) y como exfoliante en brazos y piernas, también he notado que te deja la piel muy suave. 

En la bañera, después de enjabonarme brazos y piernas, una vez por semana cojo mi Terrafeet y me doy un suave masaje en círculos o de arriba abajo. Después de quitarme todo el jabón y con la piel mojada todavía justo al final de la ducha, lo uso en los pies (dos o tres veces por semana en talones y durezas). Aunque no es imprescindible que sea durante la ducha, se puede utilizar en cualquier sitio porque lo único necesario es tener la piel bien húmeda y enjabonada en el caso de brazos y piernas. 

Hay que sujetarlo firmemente por el asa redonda que trae (yo además me meto el cordón por la muñeca, para tener la seguridad de que no se me va a caer al suelo, podría romperse) y frotar talones, empeines y cualquier piel dura que notemos en los pies. La sensación es como de masaje muy agradable, incluso relajante, porque el barro cocido cuando está humedecido no es áspero, pero en cambio sí es muy eficaz y fuerte con las callosidades y la piel muerta que queremos eliminar. 

El producto me encanta, me parece una maravilla, me fascina como un objeto tan sencillo, puede llegar a ser tan útil y eficaz para cumplir su objetivo. A su favor también está el hecho de limpiarse con tanta facilidad y lo higiénico que resulta, ya que únicamente necesitamos un poco de agua y jabón. 

Así que, como ya podréis deducir con todo lo que os he contado, os recomiendo probar Terrafeet, sobre todo si sois de l@s que como yo, tenéis que luchar contra las durezas de los pies y gritas en los talones y para aquellos que estén buscando un exfoliador de pies útil y eficaz, natural, agradable de usar, higiénico y fácil de limpiar, duradero, imperecedero y perfecto en cualquier época (aunque para mí ya es un imprescindible en el verano, pienso seguir usándolo el resto del año). 

Además también podéis aprovechar para hacerle un regalo muy original a alguien especial, porque se puede encargar personalizado con una inicial, o con alguna frase que elijas y quieras transmitirle. Probadlo y comprobaréis como, después de un tiempo con vosotros ya no podréis pasar sin él. 

Y para acabar, como siempre termino analizando... 

¿Qué le pido yo a mi exfoliante para pies ideal? 
  • Que su uso continuado me libre de las antiestéticas y dolorosas grietas en los talones: lo cumple 
  • Que me ayude a mantener mi planta del pie cuidada, sin infecciones superficiales ni molestas durezas: lo cumple 
  • Que permita una exfoliación de mi piel muerta de forma natural y eficaz sin químicos ni productos perjudiciales: lo cumple 
  • Que no se gaste y perdure sin deteriorarse mucho tiempo: lo cumple, aunque hay que tener cuidado de que no se nos caiga al suelo, podría romperse. 
  • Que además de exfoliar mi piel, me permita obtener otros beneficios adicionales: lo cumple (relajación y sensación de bienestar por medio del masaje) 
¿Algun@ de vosotr@s ha probado Terrafeet? Contadnos, contadnos… que tal os ha funcionado, nos interesan mucho vuestras opiniones 


Comentarios

COLABORADORES