Conociendo a... Moroccan Biocosmetic, un retorno a los ancestros de la cosmética natural marroquí.

Por Marian Sancho

Ya sabéis que en este blog adoramos los aceites vegetales (y esenciales, claro…) A mí particularmente me encantan y os puedo asegurar que nunca faltan en mi rutina cosmética diaria, sobre todo en la nocturna. Porque considero que no hay nada como llegar a casa después de un duro día de trabajo, ponerte cómoda, recogerte el pelo y desmaquillarte bien la cara para nutrirla luego con un buen aceite. Un verdadero placer…

La tienda que hoy os presento rezuma aire de Marruecos por todos sus poros y sus productos, aunque no son muchos (de momento), son muy selectos y de inmejorable calidad: aceites puros de argán y de semillas de nopal, aceites para masajes versión spa (de argán y eucalipto, de argán y jazmín, de argán y flor de naranjo), aguas florales (de flor de naranjo y de rosas) y Ghassoul en polvo.



Yo me considero una apasionada incondicional tanto del aceite de argán como del aceite de higo chumbo o de cactus. Me gustan mucho ambos, por su gran efecto nutritivo y protector y sus numerosas y maravillosas propiedades (regenerante, antiedad, etc) para nuestra piel, pelo y uñas. Ya os conté mi primera experiencia con este último aquí, y como cumplía todo lo que yo le pido a mi aceite nutritivo ideal.

Y después de esta pequeña introducción, como nosotras somos muy curiosas le pedimos a Gema Fernández, la principal responsable de Moroccan biocosmetic, que nos cuente cositas sobre su empresa. Una empresa especializada en la importación y distribución de productos de biocosmética marroquí:

Gema Fernández de Moroccan Biocosmetic

¿En qué año vio la luz Moroccan biocosmetic? 
¿Cuántas personas formáis parte del proyecto?

Nuestro proyecto es aún muy reciente, nuestra idea empezó a gestarse a finales del año pasado. Ocurrió algo que desencadenó todo, por lo general los momentos difíciles son los que te llevan a replantearte las cosas importantes. Nos queda mucho camino por recorrer y mucha ganas de aprender y mejorar. 

Hasta ahora yo me he encargado de todo: desde realizar la página web, hasta el packaging… pero mi familia me ha ayudado mucho, mi hermano se ha encargado de gestionar lo pedidos desde España y mi marido me ha ayudado en el contacto con proveedores y cooperativas en Marruecos.

¿De qué forma surgió la idea de crear una tienda con productos de origen marroquí?
¿Qué tipo de relación tenéis con ese país? Contadnos un poco…

Resido habitualmente en Marrakech, aunque viajo con asiduidad a España. Una relación muy especial me une a este país, quizás sea la autenticidad que en parte se ha perdido en los países occidentales, siempre encuentras estampas que te asombran, te enfadan o te sorprenden. Este tipo de lugares nunca te dejan indiferente, o quedas prendado o no vuelves.

Mi marido me sugirió la idea de crear una línea de cosmética natural en base a toda la “sabiduría” de la mujer bereber. Estas, a falta de recursos de otro tipo han sabido aprovechar todos los medios naturales a su alcance: no solo el aceite de argán y nopal, el khol, la henna, pigmentos naturales, la arcilla ghassoul, el clavo como perfume, el piedra de alumbre y un sinfín de productos de la naturaleza que han utilizado durante generaciones. Nos pareció interesante recopilar parte de estos productos para nuestro proyecto, y así nació Moroccan Biocosmetic.

¿Dónde está ubicada vuestra sede?
¿Disponéis de tienda física, o solo online? 
¿Cómo distribuís vuestros productos?

Nuestros productos son importados desde Marrakech. Nuestra empresa tributa en España y nuestro centro de distribución se encuentra en Cantabria desde donde se distribuyen a toda España. Realizamos envíos a todo el territorio nacional. Y también distribuimos para tiendas o centros de estética. 

Por el momento únicamente disponemos de nuestra tienda online, aunque no descartamos la idea de un punto de venta físico en el futuro. 

¿Todos vuestros productos son bio? 
¿Qué certificado tienen y porque los habéis elegido? 

Todos nuestros productos son naturales y resultado de una producción ecológica. El aceite de argán y de nopal tienen los certificados Ecocert, el logotipo de agricultura ecológica de la Unión Europea y la certificación de agricultura ecológica. Nuestras aguas florales y la arcilla ghassoul también cuentan con el certificado Ecocert. 

La línea Spa Edition está compuesta por aceite de argán y aceites esenciales (3%), pero como el aceite esencial que hemos usado hasta ahora no contaba con sello biológico, no añadimos los certificados en el etiquetado. Vamos a probar con otra línea de aceites esenciales certificados y cambiaremos el etiquetado. 

En los comienzos, buscamos y testamos diferentes aceites. Se supone que todos los aceites de argán y de nopal deberían ser similares, pero la realidad resultó bastante diferente: algunos presentaban un aroma muy fuerte, la textura era aceitosa en contacto con la piel, y la tonalidad… hasta que encontramos un aceite de argán y de nopal de calidad que contara con certificados biológicos.


He visto que trabajáis con Cooperativas Femeninas marroquíes y les ayudáis
¿De qué manera? ¿Cuál es vuestro papel? Explicadnos…

Nuestros aceites y aguas florales se extraen en cooperativas femeninas, donde las mujeres bereberes se encargan de realizar a mano las primeras fases de la producción (extracción de la almendra del argán, extracción de la pepitas del higo chumbo, selección de las rosas…). Estas cooperativas están teniendo un gran impacto social y auge en los últimos años, y les permiten a estas mujeres cierta independencia económica abriéndoles el camino para su incorporación a la vida laboral. Las cosas no pueden cambiar en dos días, es un proceso, y la base de todo es la educación. Por eso colaboramos con el proyecto de alfabetización de nuestra cooperativa, donde gran parte las trabajadoras no sabían leer ni escribir, y poco a poco esto va cambiando. Estamos orgullosos de distribuir productos elaborados en parte por ellas.


Yo estuve un tiempo usando Ghassoul en polvo para lavarme el pelo, en lugar de usar champú y la verdad es que me gustaba bastante el resultado, me sorprendió. 
¿Podrías hablarnos un poco de este producto, que podemos esperar de él, de sus propiedades y beneficios?

El ghassoul es una arcilla natural que procede del medio Atlas marroquí, es un producto rico en minerales, cuya característica principal es su poder de absorción de la grasa sin alterar el PH natural, un producto orgánico sin aroma ni tensoactivos. Principalmente recomendamos su uso como champú o mascarilla facial. A diferencia de otros champús, carece de aditivos químicos o sustancias dañinas y aporta brillo, suavidad y volumen al cabello. Utilizado como mascarilla deja el rostro limpio, luminoso y con los poros cerrados. Si el cabello o la piel es seca, recomendamos añadir un poco de aceite de argán cuando se realiza la preparación del ghassoul. Es un producto aún no muy conocido aquí pero que forma parte de la tradición del hamman en Marruecos (baños árabes).

Disponéis en la web de ocho productos maravillosos que pretenden recuperar las tradiciones ancestrales de la cosmética natural de Marruecos. 
¿Habéis pensado ampliar vuestro catálogo en breve? Contadnos un poco los proyectos de futuro que tengáis en mente 

Tenemos muchas ideas en mente, pero a corto plazo, lo primero que queremos llevar a cabo es desarrollar un conjunto de cremas utilizando como materia prima nuestros aceites. Esperamos poder mostrároslo muy pronto.


____________


Me ha encantado todo lo que Gema nos ha contado, sobre todo porque con sus respuestas ha conseguido transmitirnos su pasión por el trabajo bien hecho, por la verdadera cosmética econatural, sus ganas de aprovechar la sabiduría ancestral de la mujer bereber respecto al cuidado de la piel y nos ha dejado muy claro que seleccionan meticulosamente cada uno de los ingredientes utilizados, para llegar a una única meta: optimizar en todo lo posible la calidad de sus productos, algo que según mi humilde opinión han conseguido, sin duda.

Ahora mismo y desde hace un tiempo, estoy probando los aceites puros de Moroccan (el de argán y el de cactus, mis dos debilidades) de los que os hablaré detalladamente en breve. Os adelanto que estoy flipando con ellos, que cada vez me gustan más. En esta tienda todo me llama la atención, pero especialmente me gustaría probar sus dos aguas florales, sobre todo la de flor del naranjo (más que nada porque el olor a rosas no me gusta demasiado).



¿Y vosotras? ¿Sois de las que os gustan los aceites, o preferís otro tipo de productos? ¿Habéis probado ya algo de Moroccan? Contadnos, contadnos…


Comentarios

  1. Yo estoy utilizando sus aguas florales y realmente tienen un aroma exquisito!

    ResponderEliminar
  2. Querida Marian: he disfrutado de nuevo leyendo un post tan excelente. Hace tiempo usé también el aceite de cactus de Najel y quedé encantada. Moroccan además tiene el valor añadido de un certificado de agricultura ecológica de la UE, el cual obliga a una serie de condiciones muy estrictas. Y de contar con la colaboración de las mujeres bereber. Son productos que me apunto para mi próximo pedido, enhorabuena!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Moniq! Me alegra que te haya gustado la entrevista a esta empresa que tiene productos de tanta calidad. Espero que te animes a probarlos.
      Un beso

      Eliminar
  3. Hola guapa! Que marca mas bonita :) Ya no solo por sus envases, jejeje, es que cada producto dice mucho de si :) Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! es una marca muy atractiva en todos sus aspectos, pero sobre todo por la elección tan meticulosa que realiza con cada uno de los ingredientes que utiliza y la calidad de los productos finales. Una delicia...
      Un besito

      Eliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar! Los comentarios alimentan el blog y me gustan de todas las maneras, cortos o largos, dulces o amargos... La satisfacción de saber que estás ahí es enorme, así que te espero pronto.

COLABORADORES