He aprendido...

No pretendo aburriros con mis reflexiones pero me ha apetecido escribir este post porque para mí este blog es un refugio de mis sentimientos, huésped de mis experiencias  y camino de hoy, ayer y mañana...

No puedo estar más que agradecida por todo lo que he vivido en estos 5 meses... Y aunque quien quiera ver que me he topado con un "pedruscón", sólo puedo decir ¡Gracias! por la experiencia que me ha supuesto...

Y es que he aprendido a...

  • Que el universo mueve sus hilos y que lo uno quiere... es...
  • A conocerme un poco más y en consecuencia a los demás...
  • Que no hay nada más reconfortante como la amistad verdadera...
  • Que las palabras son sólo eso, palabras... y que lo que importan son los hechos...
  • A disfrutar observando un colibrí y jugando con una luciérnaga...
  • Que ser emigrante es duro y que el respeto y la empatía son imprescindibles para avanzar como ser humano...
  • Que las mentiras son el mayor fraude de la humanidad...
  • Que amo a mi hijo eternamente... 
  • Que junto con mi marido, somos un equipo que no se rinde...
  • Que he probado frutas nuevas para mí como la pitaia, la carambola o la jabuticaba...
  • Que hay vida más allá de nuestro nido...
  • Que el color de las cosas depende mucho de "nuestra visión"...
  • Que mi madre es mi bendición...
  • Que muchas veces es mejor cerrar los ojos y respirar profundamente...
  • Y más cosas... pero ahora las he desaprendido...


Me quedaba boquiabierta viendo disfrutar a Bruno con los animales que ha descubierto...

El parque de Ibiti en Sorocaba (Brasil) ha sido un lugar de reflexión...

Magnitud de Sao Paulo en Brasil...

Carreteras kilométricas. Yo no concibo la amplísima extensión que debe suponer Sao Paulo...

Atascos en la Marginal

Soy una papayadicta,...
Lugar privilegiado, de clima insuperable...

Vegetación que brota por muchos rincones...

Majestuoso bambú. ¿Habéis escuchado como cruje? 
Clicka aquí si quieres escuchar el crujir del bambú.

Aventureros exploradores...

¿He dicho que me encanta el bambú? 

Guayabas que cogíamos directamente del árbol...


El aroma de la Guayaba es dulce e intensísimo...
Una "manguera" bien repletita...

Y allí me comí el mejor mango que he probado en mi vida, superando al de Madeira que estaba en primera posición...


Color maravilloso...

Rosas del jardín que cuida con todo su cariño Elena...

Esta fruta de color precioso se llama Pitaia o Fruta del Dragón...

Caramba, carambola...

Aquí se han flipado un poco... 

Parque natural, prácticamente todo hecho de madera...

Eucalipto gigantesco...

El cisne negro...

El lago del Cisne Negro...

Un "garoto" vendiendo gallos...
Pitaia a punto de ser degustada. De textura como el kiwi y de sabor suave.

"Gafanhoto" oseáse cigarra verde comiéndose las rosas...

Mis queridas rosas blancas...

Romero con el que perfumaba mi habitación...

Atardecer en Sorocaba, Brasil...

Esfiha de carne... Ummm...

"Inhame", buenísimo para ponerlo en el caldo...

Patatas dulces rosas...

Cará

Calabaza japonesa.

Casi 5 euros al cambio cuesta una fregona... Alli utilizan otro utensilio que personalmente me parece más higiénico.

Lo confieso, me pierden los zapatos. A pesar de ello, sólo me he venido con unas Ipanema...

Algunos jueves tocaba "Pastel"...

Bebida saciante como las haya...

Formas y colores preciosos...





Exoesqueleto de Cigarra. ¿Habéis escuchado a estos locos? Si, porque los que cantan hasta "petar" son los machos...

Clicka aquí para escuchar a lo que tuve que acostumbrarme al poco de llegar... yo creo que eran decenas cantando a la vez... pero tenía su encanto...


Habitual que asomara el arco iris en esos atardeceres de tormenta...




Mi suegra Elena haciendo una Paella typical Spanish...
Mi primera Navidad que he pasado con calor y en manga corta. Encantada con mi hijo y mi marido,
 aunque lejos de otros de los míos...



Comentarios

  1. Natalia,
    Me ha parecido espectacular...pero, ¿Ya estás de vuelta o sigues ahí?
    Sólo aquel que tiene que salir de su país por necesidad sabe como te transforma y te trastoca todo.
    Te transforma tu personalidad (para bien o para mal), te abre la mente y los horizontes y ves la vida con otros ojos.
    Respeto. Respeto por el país y la personas que te acogen y respeto por ti mismo...
    Aprendizaje. Idioma, costumbres, gastronomía...jo, ¡que envidia mas sana!
    Tengo una amiga viviendo en Sao Paulo...¡¡me voy a plantar en su casa ya!!
    Qué bonito este post, me ha parecido precioso...las fotos, los ruidos y esos sentimientos encontrados...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente todo lo que has escrito es verdad y por eso estoy tan agradecida. Y si, estoy de vuelta... Pero quien sabe la de veces que aún me quedan por cruzar el charco. Un beso enorme guapa.

      Eliminar
  2. Y nos quedamos debiendo unas playas del litoral norte y unas cascadas de la mata atlántica para la próxima vez que vengamos... Beijo

    ResponderEliminar
  3. precioso post.Me ha encantado ver al nene corriendo detrás de los animales,y cómo gracias a tus fotos hemos conocido frutas que no había visto en la vida y verde...mucho verde que me encanta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario... Y lo de las frutas es una pasada... Un saludo!

      Eliminar
  4. Decir entrañable se quedaría corto... Gracias por regalarnos otro poquito de tí, por compartir algo tan personal, ... Me he sentido como una niña al leerlo, con los 5 sentidos y mucha imaginación, como si estuviéramos allí. Un post precioso!!!! Muaks!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me gusta compartir un pedacito de mí... Y yo encantada de que por un momento os hayáis ido para allí... Jejejeje. Un besazo Elisa.

      Eliminar
  5. Que familia tan bonita Natalia! Me ha encantado leerte. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Que fotos tan chulas Natalia!!! De todas las experiencias se aprende y todas te aportan algo. Me ha encantado ver un poquito del mundo que has vivido estos meses en Brasil
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo se aprende... Eso es... Pero hay aprendizajes que marcan para toda la vida... Guapísima mía! Un súper abrazo!

      Eliminar
  7. Me ha encantado, y más con el sonido del bambú de fondo. No sé por qué, pero me ha transmitido mucha vida, alegría y esperanza. Será todo ese colorido y esas frutas tan salás! (aunque dulces jaja) un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ha habido ni un día que al pasar al lado de los bambús no me quedara escuchandolos... Los días de más viento hasta reconozco que me daban hasta miedo... Crujen fuertisimo y parecen que se van a caer. Un saludote.

      Eliminar
  8. Gracias por compartir con nosotras una experiencia tan íntima. Unas imágenes bellísimas!!! Por un momento me he teletransportado... Cuánta naturaleza, cuánta vida... Te has enriquecido como persona aún más!!! Un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay lugares en los que el tiempo pasa más lento... Algo a lo que no estaba acostumbrada. Ahora que ya no puedo disfrutarlos, los añoro... Disfrutemos de cada día, de cada momento, de cada persona... Porque algún día ya no será igual... Un beso.

      Eliminar
  9. Me ha encantado este post Natalia.. Y conocer a tu família..Y saber que estás disfrutando a lo grande ¿Quién no lo haría con esa naturaleza alrededor? Es verdad que vivir en otro lugar te enriquece y te facilita la evolución como persona. Yo me quedo también con la foto de tu hijo corriendo detrás de los animales ;) Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  10. Ana, ya estoy por Barcelona... Aunque espero volver pronto allí por otros motivos... Contenta... Para mi es una satisfacción enorme que Bruno haya conocido tantos animalitos... Y que haya tenido ese contacto con ellos. Un beso bonita!

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado el post. Tan íntimo y sincero. El lugar maravilloso. Enhorabuena por todo lo que tienes, yo tengo algo similar y lo intento disfrutar minuto a minuto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar! Los comentarios alimentan el blog y me gustan de todas las maneras, cortos o largos, dulces o amargos... La satisfacción de saber que estás ahí es enorme, así que te espero pronto.

PATROCINADORES