21 ago. 2013

Conociendo a... La historia de Laura y su odisea capilar.

Miércoles de agosto, 8 de la tarde y paseo marítimo del que ha sido mi ciudad durante bastantes años, Castelldefels... Me reúno con Laura, "testeadora oficial", que se ofrece a explicarnos como ha superado su odisea de la transición de los champús y los productos capilares convencionales a los naturales. 

Natalia: ¿Eres consumidora de cosmética natural? ¿Desde cuándo?

Laura: Hace ya más de un año empecé a interesarme por los productos naturales. Leía por internet y bueno me atrajo bastante el tema. Empecé leyendo sobre los parabenos y luego ví que había otras sustancias igual o peores que los parabenos. Encontré tiendas de cosmética natural por internet pero me daba cosa comprar por ahí, así que me dirigí a un herbolario pidiendo consejo. La verdad es que más tarde descubrí que lo que me habían vendido no era verdadera cosmética natural y me decepcioné mucho. Ahora ya voy directa a tiendas especializadas de cosmética natural y ecológica, que por suerte cada vez hay más... tanto tiendas físicas como tiendas on-line totalmente fiables.

N: ¿Qué productos de cosmética natural empezastes utilizando?

L: Empecé con una crema facial y una loción corporal... algo es algo... aunque la crema facial resultó no ser totalmente natural porque ni me fijaba en los INCI's. Después tuve la suerte que encontré profesionales del sector que me aconsejaron sobre qué productos eran los más apropiados para mí y descubrí marcas verdaderamente naturales y ecológicas. Ahora ya estoy bastante metida en este mundo e intento utilizar todo de marcas certificadas aunque también he descubierto marcas que no lo son pero son fantásticas. Ahora utilizo prácticamente todo lo que necesitamos para ponernos guapas y para nuestra higiene.

N: Me alegro que hayas encontrado el camino, pero cuéntanos tu experiencia con los productos capilares. 

L: Si, si... Parto de la base que tengo canas y es que, aunque muchas veces he pensado en dejármelas, no me veo bien con ellas... Sí, sé que debería aceptarlo como algo natural pero no es así, soy joven, tengo 37 años y me gusta verme de mi color castaño. Con esto quiero decir que utilizo tintes para teñirme.

N: Vamos a empezar por ahí ¿qué tipo de tintes utilizas o has utilizado?

L: ufff... de todo tipo, tinte, baño, con y sin amoniaco pero también naturales o supuestamente naturales, ya que después descubrí que llevaban sustancias químicas. También he utilizado henna en polvo, tintes en crema... 

N: Y... ¿qué tal?

L: Las canas son un verdadero rollo, siempre tengo que reservar un día al mes para teñirme (en casa), además aprovecho para hacerme alguna mascarilla facial, depilarme o darme una pasada de pintauñas. Me he tomado muy en serio eso de no usar química y en todo el proceso he sido bastante estricta a pesar de que ha habido veces que he querido desistir!!!
He descubierto un tinte natural que me gusta mucho como me queda el color, cubre las canas y también, debo decirlo, me da unos reflejos cobre que quedan muy bien con mi base, se trata de un tinte en crema de henna...

N: Eso es una suerte, porque los tintes de colores más extremos como rubios o morenos son difíciles de conseguir un resultado satisfactorio.

L: Cierto. Mi color castaño acepta muy bien los tintes naturales porque le da un tono que me gusta a las canas como rojizo anaranjado y por suerte me gusta. No es fácil encontrar un tinte que combine que te guste el color, que cubra las canas y que sea natural... es una odisea! Al final he aceptado que debo teñirme una vez al mes y ya está... Me ha costado encontrarlo, e incluso al principio no acababa de convencerme, pero le dí varias oportunidades porque sabía que mi pelo llevaba muchas "tintadas químicas".

N: Optastes por los tintes naturales, cuéntanos ahora que pasó con los champús y demás productos.

L: No es que quiera asustar a nadie pero la transición no ha sido fácil y mi pelo ha pasado por varias fases, digámoslo así. Lavarse el pelo con champús naturales es muy diferente que con champús convencionales tanto cuando lo estás lavando como cuando lo retiras con agua. No era una sensación agradable la verdad. También es cierto que cada champú natural me ha dado experiencias diferentes; algunos no me han gustado nada y otros me han satisfecho bastante. Ahora, después de meses de transición, me resulta más agradable el hecho de lavarme el pelo. También debo decir que he tenido que utilizar siempre acondicionador porque si no no había manera de desenredarme la melena. En cuanto a las mascarillas, he ido alternando la aplicación de aceite de coco con mascarillas de algunas marcas.
En el caso de los acondicionadores y mascarillas no puedo decir que haya notado diferencias exageradas a la hora de aplicación con las convencionales, ni entre las naturales.

N: ¿Podrías resumir brevemente el proceso desde que empezastes hasta ahora?

L: Me dejé aconsejar por una profesional que sabe muy bien lo que dice y me propuso lo siguiente:

(nota: he hecho una síntesis de su explicación y aquí he enumerado las recomendaciones porque me parece muy útil tenerlas bien claritas)
  1. Que dejara de utilizar acondicionadores, mascarillas y productos de acabado que llevaran derivados del petróleo y siliconas.
  2. Nada de tintes, baños de color ni mechas. Y por supuesto nada de alisados o permanentes. Sólo con tintes verdaderamente naturales.
  3. Que paralelamente me hiciera mascarillas con aceites vegetales como por ejemplo de jojoba, de coco, de almendras dulces, aguacate o argán... Al menos 1 vez a la semana y todo el rato que pudiera. (Nota: yo recomiendo añadir algunas gotas de aceite esencial de Cedro del Atlas).
  4. Que utilizara acondicionadores y mascarillas de marcas que no necesariamente tuvieran que ser ecológicas pero que al menos aseguraran que no llevaran siliconas ni petroquímicos.
  5. Que al principio y durante un par de meses utilizara champús con sulfatos (SLS o SLSS) para que me ayudaran a arrastrar toda la silicona que hubiera en mi pelo.
  6. Que no volviera a utilizar champús, acondicionadores, mascarillas o productos de acabado con siliconas y utilizara productos naturales a ser posible ecológicos y que me asegurara que no llevaran esas sustancias químicas.
  7. Que fuera cortando las puntas siempre que pudiera para ir deshaciéndome del cabello "malo". (nota personal: "qué fácil sería raparse a cero y "revivir")
  8. Que como coadyuvante tomara un suplemento (Collagen Keratin de Solaray) y que no olvidara una alimentación equilibrada. (yo añado hidratación, levadura de cerveza con germen de trigo y ácidos grasos esenciales omegas).
N: ¿Qué conclusiones sacas de este cambio?

L: Pues que me he hecho una experta leyendo los INCI's de las fórmulas; al principio era un calvario tanta palabra rara pero después consultando páginas webs y fuentes fiables me he ido familiarizando. Durante todo el proceso he llegado a ver mi pelo como un estropajo y casi abandono. Me he dado cuenta cómo estaba mi pelo verdaderamente porque lo único que hacía era disfrazarlo con productos que le daban una apariencia sana pero que realmente lo estaban matando. Todo era ilusorio. Ahora ya han pasado unos 8 meses y ya no se me cae tanto y es que he llegado a asustarme de los mechones de pelo que veía en la ducha y en el cepillo...
Como muchos aspectos de la vida, las transiciones no son fáciles pero hay que tener el convencimiento y la conciencia de que todo es para mejor.

*    *   *   *   *   *   *

Nota final: Laura me mencionó algunas marcas y productos específicos. He pensado en no nombrarlos porque quiero hacer un entrada hablando específicamente de marcas y productos capilares, tanto de los que ella me habló como los que conozco yo. En breve...

Y tú ¿te has sentido identificada con Laura?


siguenos en facebook siguenos en Twitter sígueme por Correo sígueme en Instagram Rss feed Canal de youtube

8 comentarios:

  1. Hola. Yo también tengo que usar siempre acondicionador al usar champús naturales, porque si no, no hay forma de desenredar...
    es una suerte que Laura haya encontrado su tinte natural ideal. Yo ando buscando, porque a las rubias nos cuesta más.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo también tengo que usar acondicionador siempre... la verdad es que me gustaría lavarme y punto... pero debemos hacer ese pequeño esfuerzo.

    ResponderEliminar
  3. Ha sido muy interesante para mi contar con la experiencia de Laura, pues deseo empezar el mismo proceso de "saneamiento" capilar y no veo el momento, tengo canas como ella y eso siempre dificulta el prooeso, encontrar un tinte natural que cubra las canas y que quedé bien me parece complicado. Espero con espectación tu siguiente post.
    Nos podrias explicar que beneficios aporta el aceite esencial del Cedro de Atlas a los otros aceites?

    Muchas gracias.

    Un abrazo muy fuerte

    Comparto en facebook y twitter.

    ResponderEliminar
  4. Hola Conxita,
    Reconozco y también sé por experiencia que el tema de los productos capilares en cosmética natural es una tarea difícil. Cuando hablamos del tema de los tintes ya ni te cuento. La cosmética verdaderamente natural se queda limitada con respecto a lo que han conseguido con los tintes sintéticos. A no ser que se encuentre un tinte natural que combine muy bien con el color natural y que no se tengan muchas canas, no queda más remedio, o bien te dejas las canas o tenemos que resignarnos a utilizar tintes químicos. Suena radical pero es así... :-(
    El hecho de añadir una gotas de aceite esencial de Cedro del Atlas es sobre todo para tonificar el cuello cabelludo. Es un aceite esencial circulatorio y favorece el riego sanguíneo. Se utiliza en casos de problemas de caída del cabello, dermatitis seborreica, caspa... A no ser que tengamos el cuero cabelludo muy grasiento, se puede masajear el cuero cabelludo con la sinergia de aceite vegetal (almendras dulces por ejemplo) + aceite esencial de cedro de Atlas. Se puede incluso añadir unas gotas en el champú habitual.
    En su utilización no capilar, también es un aceite esencial que se añade en formulaciones anticelulíticas.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tan detalladas aclaraciones.

    Un besote para ti también!

    ResponderEliminar
  6. Yo me tiño con henna pura e índigo para conseguir un castaño medio. Estoy encantada con las propiedades de la henna, nunca he tenido el pelo tan bien. Ha ganado en brillo, grosor y cuerpo. No utilizo suavizante. Cada semana o dos semanas utilizo una mascarilla, ya sea la de Ágave o una de aceites (coco y jojoba). El ae de romero también va bien para el cuero cabelludo no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ostras Raquel, que se me había pasado de responder este comentario!!!
      Efectivamente el romero es apropiado pero te recomiendo el quimiotipo cineol. Pero también el Cedro o el Limón.
      Besotes

      Eliminar
  7. Sé que comento súper tarde, pero es que acabo de encontrarme con este post jeje.
    Para todas las que necesitáis acondicionador después del champú para desenredar.
    Os propongo algo que quizá os lo ahorre. Yo tengo el pelo por debajo de la cintura, liso y fino y después del champú natural no he usado nunca acondicionador.
    -cepillar el pelo antes de lavarlo
    -lavar sólo la raíz (por el resto del pelo pasarse la espuma que salga de la raíz, NO FROTAR nunca, siempre masajear) con el pelo en el sentido en que crece. Es decir nada de lavarse el pelo boca abajo que lo enreda un montón
    -aclarar el pelo también en el sentido en que crece. Si tenéis valor de no congelaros, leí que almenos el último aclarado debería ser lo más frío que podáis (creo recordar que sella la raíz para que no quede expuesta y hace que produzca menos sebo)
    -enroscar en una toalla y dejarlo unos 10-15minutos
    -siempre que podáis secadlo al aire, sino podéis usad el secador a temperatura media o un poco caliente, nunca uséis el tope de temperatura, de potencia no hay problema
    -cuando esté seco entonces ya podéis cepillarlo para desenredarlo. Cuesta mucho menos!!

    Espero que os haya servido de algo la parrafada ;)

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Los comentarios alimentan el blog y me gustan de todas las maneras, cortos o largos, dulces o amargos... La satisfacción de saber que estás ahí es enorme, así que te espero pronto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...