13 jun. 2012

Argumentando la cosmética natural...

Llevo tiempo queriendo hacer esta entrada y hoy creo que estoy inspirada...

Quiero empezar diciendo que la cosmética natural NO es cara. Creo que cualquier empresa que se cree busca el beneficio económico. Más allá de esto, existe una filosofía, un buen hacer o una idiosincracia llevada a la empresa que hace que existan algunas diferencias.

Para mí, existen 4 tipos diferentes de empresas de cosmética (y eso que no me gusta clasificar pero es lo que hay). La primera y no por eso la más importante, la que llamamos cosmética convencional o como muy acertadamente me enseñó Daniel Ortiz, la cosmética de marketing. No voy a citar marcas pero salen mucho por la tele... ¡Ay! la tele, esa que nos tiene comido el seso (a algunos...) y que nos incita y nos lleva a falsas expectativas y ¿por qué no decirlo? también nos engaña...

Otras marcas de cosmética que nos hacen creer que son naturales. Sí, nos dicen que llevan extracto de manzanilla o con rosas o con vete tú a saber el que. Ojo con estas porque puede llevar a personas que quieren empezar con la cosmética natural a creer que se están poniendo algo más natural y resulta que luego llevan sustancias químicas y un porcentaje mínimo, y habría que ver el origen, de lo que resulta ser natural o su reclamo publicitario...

Ahora bien, existe una cosmética natural certificada, y aunque no voy a entrar en definir que avales la certifican, es una cosmética más verdadera, más afín a nuestra piel. No contienen derivados PETROQUÍMICOS ¿pero hemos leído? petroquímicos... Nos debería entrar repelús el pensar que estamos poniendo en la piel derivados del petróleo (sí, ese del que sale la gasolina).

No se me olvida decir que esos derivados petroquímicos son tremendamente más baratos que otras sustancias naturales... Cada cuál que llegue a su conclusión...

Por último, hay otra cosmética natural, que sin estar certificada, es de una calidad excelente. Algunos pequeños elaboradores no pueden soportar económicamente que un aval certifique sus productos, pero insisto, que son en muchos casos, productos buenísimos.

Otro aspecto importantísimo, y ya no sólo en el ámbito de la cosmética sino que lo llevaría a todo lo que consumimos, es preocuparnos por lo que estamos comprando. Ese consumo de consumir por consumir, de comprar lo que me dicen que tengo que comprar porque sale en la tele o lo dice el famoso de turno, nos hace ser más esclavos del sistema.

Llevado a la cosmética, puedo entender que si nos ponemos a leer los ingredientes que lleva una crema, nos quedemos igual. Con tanta palabra en latín, ahí no hay quien se entere... normal. Pero es esencial que nos leamos lo que se conoce como INCI, que es el listado de la composición de un producto (de orden descendente en % de cantidad de cada sustancia). En la Red Ecoestética, creada recientemente y de la que ya he hablado en otra entrada anterior, insisten en este aspecto. Si tenemos duda de un producto, podemos preguntar a profesionales que nos pueden ayudar a "descifrar" la composición de algún producto. Yo también os podría echar una mano...

También sé que puede resultar difícil encontrar la verdadera cosmética natural aunque poco a poco seguro que la cosa va a cambiar y de hecho está cambiando. Por eso desde aquí podeis pedirme consejo o cualquier duda que tengais sobre cosmética natural y en mi buena intención os intentaré ayudar.

En la información y en el conocimiento está el convencimiento o al menos la concienciación a la alternativa, esa que a algunos nos les interese que exista...

Un saludo (de aroma a bergamota para reir y tener humor en la vida).

Natalia Daza

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar! Los comentarios alimentan el blog y me gustan de todas las maneras, cortos o largos, dulces o amargos... La satisfacción de saber que estás ahí es enorme, así que te espero pronto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...