EL RESFRIADO COMÚN

Los síntomas del resfriado, de origen viral, se caracterizan por un malestar general con dolor de cabeza, congestión nasal, tos, estornudos, irritación y dolor de garganta y en algunos casos fiebre no muy elevada. Todos estamos expuestos a los virus que pueden afectar al tracto respiratorio pero dependerá de nuestro sistema inmunitario y de un buen estado energético a que seamos más propensos a estar acatarrados.


Se habla frecuentemente del sistema inmunológico pero es que verdaderamente es importante mantenerlo en buen estado pero una alimentación inadecuada con falta de nutrientes y otros factores como el consumo excesivo de azúcares, proteína animal de mala calidad, exceso de alcohol, tabaco, fármacos, factores medioambientales, ambientes de trabajo con temperaturas inadecuadas (mucha calefacción o aire acondicionado) repercuten de manera negativa en nuestra barrera defensiva. Cabe destacar que algunos mecanismos de defensa que tiene el organismo como la fiebre y algunas inflamaciones (interferón) son los responsables de los síntomas de los resfriados, de ahí que en algunos casos no es apropiado “cortar” esos mecanismos.

No me voy a detener en como mantener un sistema inmune equilibrado aunque, insisto, es esencial para la prevención de muchas afecciones. Así que ¿qué es lo más aconsejable cuando ya hemos cogido un resfriado? Habrá personas que tomen antibióticos pensando que les beneficiará aunque se sabe que no les será de ninguna utilidad, sólo disimularán los síntomas pero empeorará una de nuestras mejores barreras defensivas como es nuestra flora intestinal. De todas maneras habrá personas que por la debilidad general podrán tener infecciones bacterianas por lo que puede complicar la recuperación (ejemplo: una infección de oído). Los analgésicos tipo paracetamol o el ácido acetilsalicílico sólo aliviarán parcialmente los síntomas pero abarrotaremos nuestro organismo con sustancias químicas que no ayudarán al origen de la afección.

No hay que dejar de comer aunque sea menos cantidad, es importante mantener una dieta fortalecedora suave. El déficit de nutrientes puede llegar a debilitar más el organismo.

Se aconseja no tomar alimentos muy grasos, ni azucarados, fritos, refrescos, alimentos fríos y ni tan siquiera tomar mucha miel y menos si no es de buena calidad (aunque pueda parecer contradictorio a lo que habitualmente nos han aconsejado pero existen diversos estudios que confirman que un exceso de glúcidos simples pueden reducir en gran medida la capacidad de los leucocitos para matar bacterias). Los gérmenes proliferan en los medios ácidos por lo que se recomienda la disminución de alimentos acidificantes (azúcar, miel, leche, grasas, harina blanca, mantequilla, bollería, chocolate y frutos secos).

Por otro lado, la dieta más aconsejable es la que incluye los siguientes alimentos:

Beber suficiente agua mineral.

Calditos calientes por ejemplo un caldo de verduras con jengibre, alga wakame y fideos de arroz.

Verduras diversas.

Cereales como el mijo, arroz o trigo sarraceno.

Pequeñas cantidades de legumbres.

Pescado al vapor acompañado con verduras de hoja verde.

Si se tiene molestias en la garganta funciona muy bien hacer gárgaras de zumo de limón con sal.

La Equinacea alivia los síntomas del resfriado. A. Vogel comercializa Equinaforce con muy buenos resultados.

Una infusión de Tomillo, Sauco, Equinacea y Malvavisco a partes iguales es un remedio muy útil para la congestión nasal y pectoral con tos, sinusitis y faringitis.

Existen otras plantas medicinales que mejoran los síntomas como: Sello de Oro (Hydrastis canadensis), Madreselva (Lonicera japonica), Malva (Malva silvestris), Tusílago (Tussilago fárfara), Gordolobo (Verbascum thapsus).

El aceite esencial de Eucalipto o el de Cajeput pueden aliviar la congestión si se añaden unas 5 gotas en una taza de agua hirviendo y se inhala el vapor.

Los suplementos de vitamina C no evitan el contagio de los virus pero si disminuye la duración y la intensidad del catarro. Además promueve la producción de interferón que mejora la capacidad del tracto respiratorio.

¿Sabías que?...

  • Existen más de 200 tipos de virus diferentes que pueden producir un resfriado.

  • Los virus del resfriado sobreviven varias horas en las manos, en los pañuelos de papel y en las superficies duras. Por eso es importante lavarse las manos a menudo y tirar los pañuelos una vez usados.

  • En resfriados con mucha mucosidad se recomienda disminuir o incluso suprimir el consumo de lácteos y de harinas o productos refinados.

Comentarios

PATROCINADORES