15 ene. 2010

HIERRO Y EMBARAZO

El embarazo requiere un incremento de las necesidades nutricionales en la mujer, tanto para cubrir las suyas como para el correcto desarrollo del feto. Muchas mujeres sufren anemia por deficiencia de hierro durante el embarazo. La ingesta recomendada diaria de hierro para mujeres gestantes es de 50 mg (FAO/OMS).


La vitamina D está íntimamente relacionada con una correcta asimilación del hierro; además durante el embarazo sus requerimientos también son mayores (10 mg diarios)

El embarazo y la lactancia implican una pérdida de entre 500-1.100 mg de hierro, lo que significa diariamente de 1,7 a 4,0 mg de hierro aprox. Es importante contar con una buena reserva de hierro antes del embarazo (además de otros nutrientes como el ácido fólico, el calcio, vitaminas del grupo B…).

El feto necesita el hierro para la formación de hemoglobina (glóbulos rojos) o mioglobina (músculos), pero también para formar un depósito de reserva hepática ya que cuando nazca el bebé, el hierro será movilizado y se compensará la baja cantidad de éste que tiene la leche materna.

En los primeros análisis de sangre durante el embarazo, se estudian los valores de hematocritos. Si el médico considera que son anormalmente bajos, suplementará con hierro.

Es importante señalar que la ingesta de suplementación de hierro puede ocasionar algunas alteraciones gástricas y problemas en la defecación. Por otro lado, el hierro se absorbe mejor si se acompaña con un zumo de un cítrico natural y entre comidas.

Las fuentes alimentarias de hierro son:

  • Carnes magras (ternera, cerdo, conejo, hígado de cerdo, y pavo (los alimentos de origen animal son de los que el hierro es mejor asimilado) y yema de huevo.


  • Lentejas y judías.


  • Frutos secos: avellanas, almendras, nueces, castañas.


  • Verduras: espinacas, brócoli, guisantes, escarola, berros, zanahorias, puerro, acelgas.


  • Frutas: ciruelas, albaricoques, manzana, pera, fresas.


  • Algas: dulse, hiziki, cochayuyo.


  • Geminado de alfalfa.


  • Melaza de arroz (buen sustituto del azúcar).


  • Cereales integrales.


  • Marisco: berberechos, mejillones. Aunque se debe tener precaución con estos alimentos.


  • Propóleo, jalea real, polen.


  • Levadura de cerveza y germen de trigo.

La infusión de hojas de frambuesa es un buen remedio de acción global ya que es una buena fuente de hierro, tonifica el útero, protege frente al aborto y previene la infección, los calambres y la anemia.

A tener en cuenta:

  • El hierro se presenta en 2 formas: hemo (de origen animal) y no hemo (de origen vegetal).


  • El hierro de origen vegetal es mejor absorbido si se toma junto con alimentos ricos en vitamina C.

  • Consumir grandes cantidades de alimentos a base de soja, con grandes concentraciones de calcio, fitatos, oxalatos o bebidas que contienen cafeína y taninos pueden disminuir la correcta absorción del hierro.

  • Algunos síntomas de la carencia de hierro son fatiga, anemia ferropénica, tristeza, riesgo de partos prematuros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar! Los comentarios alimentan el blog y me gustan de todas las maneras, cortos o largos, dulces o amargos... La satisfacción de saber que estás ahí es enorme, así que te espero pronto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...