CISTITIS

Es la infección o inflamación de la vejiga urinaria. Son más frecuentes en las mujeres por las características anatómicas del tracto urinario.


Las bacterias más habituales responsables de la cistitis son la Escherichia coli (en la mayoría de los casos), Staphylococcus epidermidis o Kkebsiella

Los factores de riesgo de contraer una infección de vejiga pueden ser embarazo, relaciones sexuales, uretra anormalmente corta, diabetes, higiene personal inadecuada o historial de infecciones urinarias previas.

Los síntomas más claros de una infección de orina son el dolor al orinar, deseo brusco e incontenible al orinar y más cantidad de micciones. Se puede presentar fiebre, nauseas, vómitos, escalofríos o dolor en la parte baja de la espalda.

Aunque a veces se presenta sangre, la cistitis es más una molestia que una enfermedad grave, aunque si no se trata se puede convertir en una infección renal.

Los cambios dietéticos pueden ayudar a controlar y prevenir la infección:

  • Beber líquidos en abundancia.

  • Eliminar alimentos ricos en azúcar.

  • Disminuir los alimentos alcalinos. En este caso es importante la acidificación de la orina ya que la acidez inhibe el desarrollo de bacteria. Los alimentos alcalinos son todas las frutas (incluidos los cítricos que aunque contengan ácido cítrico, éste es eliminado en la respiración y deja en su lugar una gran cantidad de elementos alcalinos), las verduras, los germinados, leche y derivados y soja entre otros. En todo caso seguir una dieta rica en alimentos acidificantes de origen vegetal (tomates, remolacha, arroz blanco, pan y pasta de harina refinada, legumbres y semillas de calabaza)

Nota muy importante: En una dieta sana deben predominar siempre los alimentos alcalinos frente a los ácidos.

  • Es conveniente no tomar alcohol, café, té negro, chocolate, bebidas gaseosas o carbonatadas.

  • Tomar jugo de apio (se puede encontrar en herboristerías o centros de dietética).

  • Evitar el tabaco.

  • Beber zumo de arándanos rojos sin azúcar añadido como medida preventiva. Se vende en herbolarios o tiendas de dietética; 500 ml cuesta aprox. 22,00 euros. También se encuentra en extracto (Soria Natural) o en cápsulas (Solgar). Además los arándanos son gran portadores de vitamina C, vitamina esencial cuando se toman muchos antibióticos. Precisamente para el tratamiento de la cistitis el médico prescribirá antibióticos y analgésicos aunque se debería recurrir a ellos para casos muy extremos. Los antibióticos alteran la flora interna y pueden contribuir a que la infección se vuelva recurrente porque lo que facilita es el desarrollo de otras cepas bacterianas resistentes a dichos antibióticos.

Las plantas medicinales con propiedades antibacterianas, astrigentes, antioxidantes, antivirales, emolientes y/o diuréticas son las apropiadas para tratar la cistitis.

Como comentaba, los arándanos son muy apropiados. Además otras plantas útiles son:


  • Hojas de Gayuba (Arctostaphylos uva-ursi). No para embarazadas y no prolongar su consumo.

  • Sumidades floridas de brecina o brezo (Calluna vulgaris)

  • Raíz de malvavisco (Althaea officinalis) inhibe el desarrollo de bacterias.

  • Hojas de abedul (Betula pendula). Contraindicado en casos de hipertensión y embarazo. Lo mejor es en infusión.

  • Estigmas de maíz (Zea mays).

  • Hojas y corteza de madroño (Arbutus unedo)

  • Vara de oro (Solidago virgaurea). Mismas precauciones que con el abedul.

  • Diente de león (Taraxacum officinale)

  • Extracto de propóleo.

  • Extracto de semilla de pomelo.

  • Aceite esencial de cajeput.

  • Aceite esencial de palmarrosa y palo de ho. Vía externa, varias gotas en la parte inferior de la espalda.

Hay que recordar, como siempre, que es importantísimo tener el sistema inmunológico óptimo para prevenir y combatir problemas bacterianos.

Comentarios

PATROCINADORES