EL POMELO

El pomelo, también conocido como toronja o pamplemusa, es el fruto del árbol homónimo que pertenece al género Citrus de la familia de las Rutáceas.

El agua es el principal componente de este cítrico, por lo que el pomelo posee un escaso valor calórico. El pomelo destaca por su aporte de vitamina C (40 mg/100 g). Una pieza de 200 g cubre las necesidades diarias de esta vitamina en un adulto sano. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. Es un fruto muy rico también en ácido fólico. El flavonoide más importante del pomelo es la naringina (que se transforma en el organismo en naringenina), de propiedades fluidificantes de la sangre, antioxidantes y anticancerígenas.

Los limonoides son terpenoides que constituyen la esencia de los cítricos. El pomelo es especialmente rico en uno de ellos, el limoneno, al que debe su sabor amargo, y que también presenta propiedades anticancerígenas.

Los carotenoides, presentes fundamentalmente en los pomelos de pulpa roja, potencian la acción antioxidante.

Cuando no se tiene el estómago delicado por problemas de úlceras o gastritis por ejemplo, el pomelo favorece la digestión gracias en parte a sus propiedades coleréticas y colagogas (estimulación de la bilis).

Es diurético y depurativo y equilibrador del colesterol por lo que previene de enfermedades cardiovasculares.

¿Sabias que?

Existe un extracto de semilla de pomelo que tiene propiedades antisépticas muy potentes. Entre ellas: Resfriados, gripe, anginas, herpes, quemaduras, hongos… y un largo etc.

Comentarios

PATROCINADORES